El Domaine de Chantilly

El domaine de Chantilly es un sitio excepcional constituido principalmente por el Castillo, los Grandes Establos y el hipódromo, situado en un bosque de más de 6000 hectáreas.

El castillo

La presencia humana en el sitio de Chantilly se ha manifestado desde la antigüedad, pero es necesario esperar hasta la Edad Media para que el primer castillo fuera construido por los Boutellier, señores de Senlis.
En 1560 Anne de Montmorency, gran figura del Renacimiento, agrega al castillo medieval un edificio llamado "Petit Chateau" en el estilo arquitectónico del Renacimiento. Todavía existe este edificio. El campo de Chantilly se convierte en el lugar predilecto de caza de los príncipes y reyes de Francia.
En 1632 Louis XIII confisca el campo de los Montmorency. En 1643, Ana de Austria devuelve Chantilly a la princesa de Conde, hermana de Enrique II de Montmorency, madre del "Gran Condé." Este último va a transformar Chantilly de 1660-1686 embelleciendo el parque y para esto llama a André Le Nôtre, gran jardinero de la época (Gran Canal, Pavillon de Manse, fuentes...).
En 1799, con la Revolución, el Grand Chateau es destruido, pero no en su totalidad. El duque de Aumale, heredero de los Condé, lo hace reconstruir entre 1875 y 1885 y a su muerte lega al Instituto de Francia en 1886, la totalidad del Domaine de Chantilly.

El castillo alberga desde entonces el Museo Condé, que tiene la segunda colección de obras de las escuelas francesa e italiana después del Louvre, así como colecciones de libros raros.

Los Grandes Establos

En el siglo XVIII, el bisnieto del Gran Condé, duque de Borbón, construyó los Grandes Establos.
Únicos en el mundo, los establos fueron construidos por el arquitecto Jean Aubert, brillante estudiante de Hardouin-Mansart.
Los establos recibían 240 caballos y 150 perros divididos en diferentes grupos para la caza deporte favorito de Louis- Le Prince, quien orgulloso de esta arquitectura, organizaba suntuosas cenas bajo la monumental cúpula de 28 metros de altura. Louis XV, el futuro zar Pablo I y Federico II de Prusia cenaban en este lugar, acompañados de trompas de caza.
En la Revolución Francesa, los Grandes Establos son salvados milagrosamente por el ejército que los ocupa.

Los Grandes Establos son hoy día la sede del Museo del Caballo, que cuenta con más de 200 objetos y obras de arte relacionadas con el caballo y su historia. Las demostraciones de doma de caballos y espectáculos aportan mucho a la reputación de Chantilly, la capital del caballo.

El parque

Chantilly también ofrece la oportunidad de pasear por el extenso parque de 115 hectáreas, diseñado por Le Nôtre para el Gran Condé al final del siglo XVII. A las perspectivas clásicas del Gran Canal, su cascada y parterres franceses, se agregan el jardín anglo-chino, alrededor cinco casas construidas por el Príncipe de Condé en 1775, las fuentes de Beauvais, y curvas románticas del Jardín Ingles con la Isla del Amor y el Templo de Venus.

La Fundación para el Desarrollo y la Protección del Domaine

Todo el Domaine de Chantilly es actualmente propiedad de Instituto de Francia, desde la donación hecha en 1886 por uno de sus miembros, el duque de Aumale, evitando así la dispersión de sus ricas colecciones.
En 2005, el Instituto de Francia firmó un acuerdo de cooperación con la Fundación para la Protección y el Desarrollo del Dominio de Chantilly, creado por Su Alteza el Aga Khan; que garantiza la restauración, administración y desarrollo.
La Fundación quiere asegurar la sostenibilidad, la garantía de su desarrollo económico y ambiental, inscribiéndola en el paisaje cultural internacional. Se lleva a cabo en estricto cumplimiento de los términos del legado del Duque de Aumale.

Desde su creación, la Fundación lleva a cabo un amplio programa de reformas y restauraciones.
Estos proyectos son financiados por los próximos diez años, por una asociación pública / privada donde puede intervenir el estado, la Región de Picardie, el Departamento de Oise, Su Alteza el Aga Khan, el Instituto de Francia, pero también patrocinadores como los Amigos del Museo Condé, los Amigos Americanos de Chantilly, el Instituto Randstad o el grupo de Desarrollo de Panhard.
Con objetivos la estabilidad y objetivos económicos, la Fundación ofrece un modelo para la gestión con un equipo cultural a gran escala.